Casas de Artistas: Acá viven, Acá trabajan

“Soy artista y entreprenuer”, dijo Pablo Atchugarry en una charla a la periodista Mónica Testoni editora de: “Casas de artistas: Acá viven, Acá trabajan”. Concepto que quedó grabado y que sirvió para destacar y comparar esa situación de aventurarse a hacer un libro de edición independiente con la idea de dar un pantallazo de la vida diaria de la vanguardia artística latinoamericana.

Mónica Testoni y Pablo Atchugarry

Casas de Artistas: Acá viven, Acá trabajan – Uruguay

La versión uruguaya de esta serie comenzó de manera casual en enero 2015, cuando la fotógrafa chilena Leticia Quappe, -que había leído el libro Casas de Artistas Argentina-, le proponía a Mónica hacer el mismo en Chile. Por causalidad habían coincidido como vecinas durante veinte días en Montoya.  Pero con rapidez esa propuesta había sufrido un cambio. Al día siguiente estaban en la casa de Atchugarry con la idea. Pablo las escucho y sin perder tiempo dijo: “empecemos ya”.

Así, sin estudio de mercado, por amor al arte y con solo el impulso hacedor, comenzó ese minucioso trabajo. En el correr de ese verano el equipo se metió de lleno en esa mágica tarea de investigar. Así fue que visitaron galerías, hablaron con coleccionistas y se vinieron hasta Carrasco para entrevistar a Ignacio Iturria. También a Punta Gorda para conocer a Ernesto Vila en ese viejo y legendario taller de Eduardo Diaz Yeppes, de la calle Grito de Gloria; a Marcelo Legrand, Eduardo Cardozo y a Miguel Herrera en su chacra de Pueblo Suárez.  Para volver luego a Buenos Aires, con poca playa, pero con esas jugosas entrevistas, bastante material fotográfico, y el firme propósito de hacer el libro.

El proceso de producción se extendió hasta el verano siguiente Allí tuvieron que invertir en pasajes, en hoteles. en alquiler de autos y dejar atrás muchas cosas para poder llevar a cabo ese proyecto.

En esos tiempos se acercaron hasta Punta Ballena a la casa de Daniel Escardó, a Las Flores con Cecilia Mattos, visitaron a Rita Fisher, Alfredo Ghierra, Álvaro Zinno y a Magela Ferrero. Nos parece increíble escuchar que muchos les cancelaron notas, y que de varios artistas no tuvieron respuestas. Por ese motivo decidieron cerrar esa edición incluyendo solo a doce artistas representantes de marcadas estéticas diferentes.

Cabe resaltar que para realizar esta edición hubo que hacer un gran esfuerzo . En determinado momento se necesitaron más fondos y fue allí donde los hijos de Mónica y Leticia ayudaron haciendo una campaña de crowdfunding en idea.me, plataforma de financiamiento colectivo donde lograron con éxito el objetivo.

Ahora, el libro está listo para ser impreso. Esta edición uruguaya se encuentra en proceso de pre venta a empresas y en busca de amigos del arte para completar la inversión.

Aquí un adelanto de imágenes de CASAS DE ARTISTAS Uruguay.

Deja un comentario