Historia del edificio de la Escuela Naval

La sede actual de la Escuela Naval nació como un hospital para tuberculosos que nunca llegó a existir; se transformó en un hotel municipal que tuvo sus años de apogeo y se fundió; se reconvirtió en una “escuela de nurses” y fue canjeado por el Ministerio de Salud Pública al Ministerio de Defensa para entonces sí convertirse en la institución militar que hoy conocemos.

Escuela Naval Carrasco

Los cimientos del edificio de la rambla Tomás Berreta s/n fueron diseñados y construidos para sostener un Hospital Marítimo dependiente del Ministerio de Salud Pública.

En 1935 el proyecto fue abandonado y se reorientó para convertirse en un hotel propiedad de la Intendencia de Montevideo, conocido como Hotel Miramar y adaptado por el Arq. Juan Scasso con la intención de consolidar a Carrasco como uno de los balnearios más elegantes y exclusivos de América del Sur.

El Hotel Miramar tuvo su auge de carnavales hasta que en 1951 quebró y empezó a funcionar allí una escuela de enfermería.

Finalmente en 1968 se convirtió en sede de la Escuela Naval, hasta entonces ubicada en el Cuartel de Dragones en Sarandí y Juan Lindolfo Cuestas.

Una semblanza del Arq. Carlos Surraco publicada en la revista de la Sociedad de Arquitectos del Uruguay (SAU)relata las reacciones del realizador del Hospital de Clínicas cuando fue invitado a visitar el proyecto de Hospital Marítimo.

Lo acompañaba el Dr, Martirené director del Ministerio de Salud Pública y don Alejandro Gallinal quien había donado los terrenos, sucesión de la familia Heber y alrededor de $300.000 para la construcción del hospital, y también el Dr. Blanco Acevedo y el Dr. Emilio San Juan.

El Arq. Surraco se sorprende cuando ve la ubicación del hospital y dice:

“¿Aquí un Hospital Marítimo? Yo he visto hospitales marítimos en otras partes del mundo, en las costas de Francia, por ejemplo. Allí ponen a los enfermos en camillas al sol durante todo el día, todos los días del año. Es fundamental que no haya viento.

Es una cura al aire libre, con aire yodado; necesita proximidad al océano y que no haya viento. Yo he visto curar así a enfermos de tuberculosis ganglionar y ósea, teniéndolos al sol todo el año, a orillas del mar.

Pero aquí, en Carrasco, ustedes no pueden tener los enfermos al sol ni diez días por mes, porque esto es una “ventolina” bárbara, hay una humedad tremenda y el yodo no existe.

Aquí me pongo al sol una semana y no me quemo; en el Chuy me pongo un solo día y me quemo”.

“¡Sabe que tiene razón!”, contestaron.

Y resolvieron donar o vender todo lo que estaba construido allí para el Hospital Marítimo. Fue así que lo vendieron al Municipio y comenzó el inconcluso proyecto municipal para construir el Hotel Miramar, como un hotel económico y confortable.

Escuela de Universitaria de Enfermería

El 2 de mayo de 1956 comienza a funcionar la Escuela Universitaria de Enfermería en algunos sectores del Hotel Miramar.

Pero a pesar de que el hotel poseía recursos adecuados para la escuela de enfermería, como dormitorios, oficinas, baños, bibliotecas etc. su ubicación al final de la rambla de Carrasco no era el lugar más adecuado, tanto para el alumnado como para los docentes, por lo que la estadía en el hotel fue considerada como transitoria.

No obstante la Escuela Universitaria de Enfermería permaneció allí hasta el 18 de marzo de 1968 día en que se festeja por resolución del Poder Ejecutivo, el intercambio de sedes entre la Escuela Naval ubicada en la calle Sarandí 122 y la Escuela de Nurses, en Carrasco.

En base a:

Revista “Arquitectura”, Sociedad de Arquitectos del Uruguay (SAU), 2007. Arq. Carlos A. Surraco. Reportaje y semblanza. Arq. Mariano Arana, Arq. Lorenzo Garabelli y Arq. José Luis Livni.

Soledad Sánchez Puñales, Historia de la Enfermería en Uruguay. Ed. Trilce, 2002.

Autor: Elena Bernadete

Deja un comentario