Historia de Mendizábal, un vasco porfiado

Andrés Mendizabal llegó al Río de la Plata a bordo de un bergantín desde su arrabal caserío marítimo, suburbio de Bilbao, escapando del servicio militar obligatorio.

Casa Mendizabal

Lo primero que hizo para sobrevivir, fue comprarse una panadería que llamó Del Sol,  en la calle Uruguay en el límite entre la Ciudad Nueva y la Vieja.

Años más tarde con una fortuna ganada en la panadería adquirió 100 hectáreas de un gran arenal limitado por Avenida Italia a la que todavía se le conocía como Camino a la Aldea, el sendero de Juan Ferreira, antiguo nombre de Av Bolivia, el arroyo Carrasco y el camino de Manuel Pérez.

Construida una casona y bodega por el arquitecto Foglia, Mendizábal se dedicó al cultivo de alfalfa, tabaco y criadero de cerdos en la granja que llamó “Pepita Granja y Bodega” en honor a su hija menor.

Pero lo que realmente le dio satisfacciones fue la creación de un viñedo  que lo convirtió en verdadero pionero de la vitivinicultura, tanto como Pascual Harriague o Vidiella. Además introdujo los cascos de roble, verdadera novedad para la industria, que en un principio traía de Italia, especialmente del Piamonte  y luego empezó a fabricar acá un tonelero, excelente artesano uruguayo llamado Adolfo Simón. Llego a producir 500 mil litros de vino tinto “Fray Andrés” y de clarete “Reserva”, además de champagne, manzanilla, vermouth y hasta grapa.

Mientras trabajaba en su “Granja y Bodega Pepita” en el año 1912 se entusiasmó con el nuevo proyecto de Balneario de Carrasco y contribuyó con una extensa franja de tierra de su viñedo, para que se pudiera ensanchar la entrada a Carrasco y así poder edificar los Portones.

Por pedido de Alfredo Arocena a don Andrés le debemos también los enormes eucaliptos tan característicos y nuestras avenidas y calles, porque él se ocupo de preparar los almácigos y de su trasplante en el recién nacido balneario.

La bodega realizó las últimas vendimias entre 1966 y 1967 después la construcción de avenida Italia perjudicó los viñedos y años más tarde la familia Mendizábal vendió los terrenos que fueron ocupados para la creación del  “Centro Comercial Portones” o ”Portones de Carrasco Shopping.”

La familia Mendizábal construyo su propia casa de playa en 1914, fue obra del arquitecto Esteban Elena y construida por Foglia y Belloni, con una superficie de 650 metros cuadrados, ubicada  a unos pocos pasos de la rambla,  de frente al Río de la Plata, muy cerca de la de Alfredo Arocena.

Pensada para veranear no para vivir, como se estilaba en esa época y aunque fue modificada diez años más tarde,  recuerda la tendencia arquitectónica del siglo XIX de Inglaterra, Francia, Alemania, España.

Con estilo e identidad peculiar y elegante, de acuerdo al espíritu que se proyectó Carrasco, la casa Mendizábal y otras,  son expresión y referente del origen y de la distinción de sus dueños.

Con el transcurso del tiempo tuvo diferentes arrendatarios, también fue tierra de nadie y en este momento la firma Scotiabank está realizando una importante inversión, para instalar sus oficinas en la casa que perteneció a Andrés Mendizábal, vasco porfiado, pionero, luchador, que dejó en Carrasco un valioso e ineludible recuerdo de su presencia.

Elena Bernadet

Una espía en la historia.

Alguien dijo que las palabras que usamos son ajenas, como las notas que aparecen en este blog, tienen mi firma y mis sentimientos, pero alguien las descubrió antes que yo. En este blog voy a contar el resultado de mis múltiples fisgoneos por la historia. Me atrae especialmente lo cotidiano, también lo intrascendente, otras veces las curiosidades, que no siempre se advierten, pero sin embargo están ahí y son parte del hilo conductor de la vida.

 

Elena Bernadet

9 comments

  1. Excelente interesante y Nostalgico, tiempos de Otrora, gente de Bien, trabajo honradez y lucha y muy referente de lo que alguna vez supo ser el Uruguay y su Gente.

  2. La Granja Pepita siempre fue puerta abierta a la amistad, la solidaridad y la cultura y por ello espacio de resistencia a la dictadura.

  3. ME ENCANTO GRACIAS ELENA.

  4. Gracias por traer este recuerdo tan especial

  5. Angel Fernández Molina ( Cacho )

    La quinta Mendizábal fue testigo de muchos alumnos del taller de Torres García que solían pintar su jardín y casona.

  6. Se puede saber cual es la casa que perteneciò a Alfredo Arocena ? Està cerca de esta casa, seguramente.
    Gracias

  7. Adriana Perna Scaffo

    Muy bueno! Gracias por compartirlo!
    Recuerdo la construcción que decía “La Pepita” ubicada donde ahora está el estacionamiento de Portones Shopping y el único árbol que estaba a su lado todavía se conserva. En verano todos buscamos su sombra.

  8. Excelente gracias por compartirlo

Deja un comentario